Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

"La Favorita" - sombra en la Seducción: política y poder. anotaciones sobre la película de Yorgos Lanthimos

“El eterno femenino nos atrae hacia lo alto”, dijo el gran Wolfgang von Göethe. Con sumo respeto hacia el maestro, yo le agregaría a esta sentencia, que el eterno femenino también ejerce su fuerza de atracción hacia abajo…hacia la sombra, hacia el inframundo laberíntico del alma. Aquí quisiera hacer una observación etimológica de la palabra seducción. Como bien ha dicho la querida Isabel Fonseca, la palabra seducción o seducir proviene del latín seducere, donde el vocablo ducere (conducir), se mezcla con la raíz latina: dux, sacar desviar. Seducir es pues sacar del camino, desviar de lo recto y bueno. Esta etimología se basa en el latín como lengua religiosa cristiana, que en su momento histórico reflejaba y hacía hincapié en el pecado y la culpa como elementos oscuros del alma. Tal vez como complemento y para balancear los significados y hacerlos más amplios, podríamos revisar la etimología de la palabra griega Apoplanisi αποπλάνηση equivalente a la palabra latina seducere

Entradas más recientes

Armando Rojas Guardia...los años perdidos

El villano en su rincón de Lope de Vega

El Becerro de Oro

La Poesía debe partir su pan - por Ana María Hurtado

Prólogo - reseña del poemario Imprudencias de Ángela Molina

Breve reseña de la pieza teatral: Como una Mariposa, de María Antonieta Flores