martes, 1 de abril de 2008

La voz de Elsa Gramcko en el jardín...


Obra de Elsa Gramcko 1966 GAN Materiales diversos sobre Masonite


Estos cuatro poemas transcritos aquí, son paráfrasis mías sobre algunos poemas de la escultora y pintora Elsa Gramcko, sobre notas e imágenes que alcancé a copiar en el jardín de la casa de Elizabeth Schön, escuchando los originales de muchos que leyó su esposo Carlos Puche luego de su muerte. Esa tarde, estuvieron presentes en la lectura, y en medio de una floración de orquideas, Elizabeth Schön, mi hermana Ruth, Oscar Sjöstrand, y Belén Ojeda. Los poemas formaban parte de un cuaderno-poemario con numerosos poemas, que luego de la muerte de Carlos Puche guardó Elizabeth y que lamentablemente se han perdido. Sin embargo la trascripción que nos leyó Carlos Puche esa tarde y sobre los cuales realicé las notas, estaban mecanografiados en hojas aparte.

Constituye una experiencia única el escuchar aunque sea un eco de la voz poética de esta gran escultora y pintora venezolana, de esta forjadora de la materia. Otra forma más de vincularse con la vida, trascendiendo a través de la palabra…. tan cercana a su hermana, la poeta Ida Gramcko. En el último poema, de manera conmovedora aparece un jardín… a mi parecer, este jardín, se vincula con el jardín presentido y alargado de Ida, que aparece en uno de los primeros poemas que escribió de niña: Y el alma que se alarga como un cesto presintiendo el jardín.

I
Esta voz de adentro
que termina su proyección en el borde
como concluye la ola

Es el drama de un cielo alcanzable
a la mirada

Mas son las manos y el amor los que te tocan
los que te palpan
para levantar este muro de fortalezas
con el poder y la movilidad del mar



II
Necesidad de levantarla
de entender y amar al desamparo
porque respirar es un acto de amor

Entonces eres tú quien me toca
quien me arropa
quien me diluye
con esa fuerza que otorga tu incomprensible
absoluta libertad



III
Un círculo intensamente rojo
entre el adentro y el afuera
¿Cómo entenderlo?
El anhelo que se ha formado y transformado a la intemperie
hermano de una puerta abandonada

El miedo al desamparo
y todos los retornos
Aquello que me impulsa a tener estos encuentros con la luz



IV
Resurgir
transfigurada por una voz interior
estado del fuego antiguo y olvidado
que le permite vincularse con una roca sobreviviente
del viento, de la sal
Estar despierta y lúcida en el medio del jardín
para darse
para entregarse



Elsa Gramcko (Puerto Cabello, 1925 – Caracas, 1994) artista plástico ganadora de muchos reconocimientos nacionales e internacionales por su obra. En palabras de Juan Carlos López, su propuesta plástica de se conecta con las investigaciones y teorías que el psicólogo Carl Jung desarrolló sobre las experiencias místicas de los alquimistas medievales. A partir de allí, la artista realizó una obra que constituye todo un recorrido espiritual, un autoanálisis en busca de lo más hondo de su ser. “Elsa Gramcko proyectó sobre la materia, como hicieron los antiguos religiosos, las imágenes arquetípicas más íntimas, resultado de su búsqueda por las moradas del alma”…

2 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

Qué interesante este post, siempre supe de la existencia de Elsa Gramcko, pero como secundaria a la de Ida.
Soy estudiosa de Jung y me parece muy interesante el trabajo de él en Psicología y Alquimia, voy a ver que encuentro en la red sobre el trabajo de Gramcko, la imagen que posteaste es una mezcla de símbolos perfectamente arquetipales, desde un mandala hasta un ojo mayor

un abrazo

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Este homenaje póstumo, me gustó... Gracauis por darnos esos espacios que florecieron sólo en la intimidad de la familia de la poeta

Saludo desde Medellín