martes, 1 de abril de 2008

La llegada de abril...


Abril… del latín Aprire: abrirse, entregarse. Símbolo de la floración, de la promesa, de la transición y mes en donde la tierra permite que ocurran todas las transformaciones. Los campos se colman de polen y de flores, la luz perdura más tiempo y los días se alargan. También es el símbolo de los retornos, que se patentiza en el regreso de las golondrinas. Las lilas que florecen en verano, también tienen un florecimiento delicado en abril por lo que también es llamado Veranillo de las Lilas…

3 comentarios:

Gabriela Lovera dijo...

No sabía lo del veranillo de las lilas. ¡Qué bonito!
G.

mairym dijo...

Este mes recién nacido ignora las desgracias del planeta. Solo sopla su semilla ingenua y deja que el sol se acueste con sus contrarrítmos. Renacerá la flor si se le invoca? Sí, este mes que promete hacernos morir con la mirada...
Gracias poeta, me había olvidado de abril.
mairym cruz-bernall

La Gata Insomne dijo...

y el renacer de Perséfone!!! o Kore